Jardín zen interior

Si eres una persona que busca equilibrar los espacios en su hogar, añadir relajación y detalles relacionados con la cultura japonesa, un jardín zen de interiores es el giro que estás buscando.

Un jardín japonés zen para interiores es una creación que reúne elementos naturales aptos para la vida dentro de casa, que en conjunto, aporte equilibro, tranquilidad y relajación.

Es una forma más de dar un cambio a algún rincón del hogar, en pro de la naturaleza y de crear un espacio que nos provoque sensaciones de calma y paz mental.

Características de un jardín zen interior

El jardín zen de interiores puede ser ubicado en el rincón que se desee, siempre buscando equilibrar los espacios haciéndolos mucho más armónicos y dando un toque de frescura al interior.

Siempre buscando elementos naturales para dentro de una habitación, se necesitarán plantas que puedan prosperar con facilidad dentro del hogar o de la estancia donde se ubique. Preferentemente serán aquellas plantas que necesiten pocos cuidados y poca agua.

No son de grandes dimensiones, sin embargo, son adaptables a los espacios interiores que se tengan libres en el hogar. Por ejemplo son excelentes para armonizar un baño, o un pasillo, o el fondo de una habitación.

Al encontrarse en el interior de la casa, no se necesitará añadir detalles extras como malla contra maleza, ya que la grava se ubicará directamente sobre el piso del interior sin peligro a que se contamine.

Son fáciles de cuidar, y una de las formas de decoración más bellas que podemos añadir a nuestros espacios minimalistas. Agregan un toque de paz a cualquier lugar donde sean ubicados.

5 beneficios de tener un jardín zen interior

  1. Añadirán una atmósfera de paz y tranquilidad que será altamente beneficiosa para la salud mental de los que pasen tempo cerca de él.  El hecho de que cuente con varios elementos naturales ayudará a salir mentalmente de la cotidianidad para conectarse con el interior.
  2. Son de pocos cuidados, así que no será muy difícil su mantenimiento y siempre se encontrará hermoso y perfecto para ser lucido en todo su esplendor, en la habitación donde se haya elegido colocar. El hecho de que se encuentre en el interior ayuda a que el jardín necesite menos atención en cuanto a arreglos.
  3. Las plantas de interior que se pueden añadir al jardín zen son de gran resistencia y pocos cuidados, además de ser bastante beneficiosas para el contacto humano, generando un ambiente saludable y beneficioso tanto para la salud física como la mental.
  4. Generan un ambiente meditativo, por lo que son espacios ideales para hacer yoga o alguna actividad que involucre concentración. Esto en conjunto puede conducir a grandes beneficios para quien posea un jardín de este tipo en casa.
  5. Da un giro drástico a la decoración, mejorando notablemente la estética del lugar, un plus para darle vida a cualquier estancia.

Elementos que puede incluir un jardín zen interior

Un jardín zen casero incluye los dos elementos principales de un jardín japonés clásico: la arena o grava, y las rocas. Estos dos elementos son imprescindibles para poder crear un espacio zen adecuado.

En el caso de los interiores, la grava o arena que se coloque será a elección del propietario, pero casi siempre será la arena blanca la preferente, mediante la cual se podrán hacer figuras y creaciones de patrones característicos de este tipo de jardines zen.

Las rocas nos ayudarán a crear senderos o caminos en la decoración del jardín, y también a crear los famosos y clásicos patrones con piedras de mayor tamaño, las cuales complementarán la belleza del jardín.

Las plantas de interior son a menudo una de las elecciones más frecuentes, logrando estancias mucho más armónicas y de apariencia fresca. Las plantas de sombra al ser perfectas para ambientes interiores, son resistentes y no requieren muchos cuidados.

La madera es un elemento muy utilizado en estos jardines zen japoneses para interiores. Con ella delimitaremos de forma puntual el espacio donde se colocará la arena para el jardín, y complementará visualmente el resto de los elementos gracias  sus colores cálidos y contrastantes.

¿Dónde colocar un jardín zen interior?

Los jardines de interior serán ubicados en espacios donde se necesite mejorar el ambiente y armonizar la energía del interior convirtiendo la estancia en un lugar más positivo y relajado.

Puede ser ubicado en un rincón de la sala, quizá en el fondo de un pasillo o donde se crea que puede resultar en un lugar agradable a la vista. En habitaciones espaciosas, puede ser un complemento ideal, generando un ambiente más fresco. Será parte de tu escape de la vida diaria. Un rincón de meditación y tranquilidad.


A favor de un jardín zen interior

Decorativos
Relajantes
Armonizantes
Fácil cuidado
Propician una atmosfera de paz
Ir arriba