Jardín zen exterior

El jardín exterior zen está inspirado en los clásicos jardines japoneses que los monjes utilizaban para aumentar su concentración y legar a estados meditativos superiores que les brindaban paz y sosiego.

Un jardín zen exterior está adaptado a la intemperie, donde se colocarán los elementos tradicionales para construir un espacio de meditación y belleza, admirado por quienes lo contemplen.

Los elementos naturales en conjunto prometen un paisaje único y exótico, fuera de lo común, el cual llevará a quien lo contemple a los estados de tranquilidad más profundos.

Características de un jardín zen exterior

El jardín japonés zen para exteriores puede ser del tamaño que se desee: desde un pequeño rincón, hasta un monumental jardín lleno de detalles cautivantes. Esto dependerá totalmente de la elección del propietario.

El jardín para exteriores contará con grava o arena, según se prefiera, siempre cuidando que sea blanca y que se pueda maniobrar con facilidad para crear los patrones que hacen alusión al agua.

Incluyen plantas que sean adaptables a la vida exterior, pero que requieran de pocos cuidados, que sean delicadas y conserven la esencia minimalista del lugar, únicamente añadiendo un toque de color y vida.

Pueden incluir árboles en su diseño, ya que son de exterior. Igualmente que las plantas, los árboles deben ser solo un detalle de vida sin quitar el protagonismo de los elementos principales.

Pueden añadirse bancas al diseño, para que el jardín pueda ser santuario de meditación y contemplación siempre que el propietario lo requiera. Estos jardines están diseñados solo para ser admirados, no para estar dentro de ellos, sin embargo, se pueden crear pequeños espacios dentro de él para meditar o incluso hacer yoga.

5 beneficios de tener un jardín zen exterior

  1. Generan espacios naturales de tranquilidad, meditación y concentración, por lo que son santuarios para la tranquilidad mental y del alma. Propician efectos positivos en la salud mental y física de quien disfrute de ellos.
  2. No necesitan mucha atención ni cuidados, debido a sus sencillos materiales. Apenas con ligeros cuidados de limpieza y orden, el jardín siempre lucirá perfecto y bastante bello para quien lo admire.
  3. Puedes añadir plantas de fácil cuidado a la decoración, creando espacios elegantes y sustentables, sin perder el verde y la apariencia de vitalidad y frescura, lo cual generará una estética realmente atractiva y cautivante.
  4. Fomentan la creatividad del propietario, siendo terapéutico desde que está siendo montado: desde la elección libre del diseño, hasta la ubicación de cada elemento de manera intuitiva, y por último, creando figuras al rastrillar la arena.
  5. Puedes elegir libremente el diseño, siendo tú quien dictamine la posición de cada elemento, disfrutando al aire libre de todos los beneficios que te ofrece, mejorando notablemente tu salud y tu liberación de estrés. ¡ayuda mucho a relajarte y darte un respiro!

Elementos que puede incluir un jardín zen exterior

Para la creación de un jardín zen, necesitaremos primeramente el terreno adecuado donde hayamos delimitado ya sea con rocas o madera, el espacio donde se colocará la arena, elemento principal de los jardines japoneses zen. 

La arena o también conocida como Karesansui, será blanca, o en su defecto será gravilla, que se puede manipular con facilidad y sobre todo, será una capa superficial, en la cual podremos hacer figuras rastrillando, evocando al agua. Cada línea representa el fluir de la vida.

Otro elemento importante son las rocas: estas serán de las dimensiones que sean más de preferencia para el propietario, con las cuales creará patrones o decoraciones libres en el lugar. Esto fomentará la creatividad al mismo tiempo que será relajante. Se pueden crear senderos o incluso patrones de montañas o animales.

Las plantas son un elemento súper importante para los jardines zen exterior, ya que brindan ese toque de vitalidad tan importante en los jardines japoneses de meditación. En algunos diseños incluso se pueden incluir árboles de mediana o grande altura.

Las bancas para contemplación son otro elemento que puede ser añadido, donde quien guste sentarse pueda meditar y concentrarse en relajarse y pasar un rato des estresante y agradable con tan solo mirar el jardín zen exterior.

Los jardines zen exteriores más famosos en Japón

Ryoan- Ji

Es considerado uno de los templos zen más importantes que existen. Se caracteriza por su minimalismo, así como también perfecto para pasar un momento agradable y tranquilo, fuera de las exigencias de la vida diaria. Está ubicado al norte de la ciudad de Kioto, y a pesar de ser tan simple, es un deleite a la vista.

Tenryu- Ji

Data del siglo XIV, y es uno de los pocos que cuenta con un elemento más: el agua. Cuenta con un estanque que refleja los arboles cercanos, delimitado por rocas y arena.

Saiho-Ji

Este jardín zen cuenta con una característica única: ¡su abundancia en musgo! Aquí se rompe la tradición y se crea un espacio totalmente único y cautivante… ¡con más de 120 tipos distintos de musgo! Con este toque de verde intenso, el jardín se mantiene relajante, pero también más lleno de vida.

Daitoku- Ji

Este enorme espacio que destaca por ser el lugar ideal para meditar o pasar un momento libre de pensamientos y preocupaciones. Lleno de árboles cercanos, este espacio es más que un paraíso de tranquilidad.

Ginkaku –Ji

Es un amplio jardín zen externo, donde se combinan todos los elementos naturales crean una visión completamente placentera. La arena blanca en ese lugar es conocida como mar de arena plateada, donde se encuentra la mayor tranquilidad del mundo.

Daisen- In

Es uno de los más grandes de Japón, donde se reúnen en armonía elementos como plantas, arena, rocas para crear este espacio único u muy reconocido en el mundo. Uno de los más antiguos en arquitectura budista.

Ritsurin Koen

Es bastante grande, y en este caso, el agua es un elemento principal de su diseño. El conjunto natural del agua con la vegetación y las rocas crean un espacio de tranquilidad perfecto para pasar un buen rato y desconectar la mente.


A favor de de un jardín zen exterior

Fáciles de mantener
Crean un ambiente meditativo
Conjunto de elementos naturales
Duradero
Relajante
Excelente decoración exterior
Ir arriba