Saltar al contenido

11 VENTAJAS DE UN JARDÍN ZEN

Que un jardín zen invita al recogimiento, que es un lugar para la paz y la armonía, no es ningún secreto. Increíblemente con pocos elementos combinados de una forma sabia, es capaz de producir todos esos efectos. Unas rocas, grava y arena son suficientes para conseguir la calma. La sabiduría de los antiguos monjes zen está presente en cada mínimo detalle donde la naturaleza es imitada y respetada. Su armonía con el entorno o feng shui, potencian todos los efectos positivos, conviritiendo a estos lugares tan especiales. Pero además existen otras ventajas que te encantarán.

1. Cualquier espacio es bueno

Jardín zen económico
Cualquier lugar es bueno para crear un jardín zen

No se necesita mucho espacio, de hecho el jardín zen es el preferido para los lugares más insospechados.  Si cuentas con un lugar amplio, enhorabuena. Aunque, un pequeño jardín sombrío, una terraza minúscula, una mesita junto a la ventana son lugares ideales para tu jardín zen.  Es mucho más sencillo así. Si optas por un jardín puramente de piedras, grava, y árboles resistentes como el pino, lo tendrás muy fácil. Te sorprenderías de la infinidad de combinaciones elegantes que puedes hacer. Puedes jugar con infinidad de tonalidades de arena y grava.

2. Un placer para los sentidos

Jardín zen de exterior barato
Un jardín zen es para disfrutar de la belleza

La exquisitez de este tipo de ambientes, permite que se puedan combinar muchos elementos con sencillez. La roca viva que apunta al cielo convive con las olas evocadas por la arena. La grava peinada por el rastrillo en círculos concéntricos, ondas y rectas… El sonido de una pequeña cascada de una fuente en distintos niveles. La cabeza de un buda que aparece entre unos arbustos. Unos peces koi asomando de vez en cuando a la superficie de un estanque e nenúfares. Evocador ¿Verdad? Todo esto en un jardín zen.

3. Un refugio lejos del estrés

Comprar jardín zen
La armonía del jardín zen se respira

Contar con un lugar donde poder recrearse, un lugar donde refugiarse es una bendición. Lo que se percibe por los sentidos influye mucho en el estado de ánimo en general. Tu disposición mental puede cambiar instantáneamente en un jardín zen, ya que te aleja de tus preocupaciones cotidianas. Permítete que queden atrás las prisas y el estrés. Ahora sólo tienes ante ti la belleza y la simplicidad del jardín. Quizá sólo quieras contemplar y relajarte, quizá tocar, percibir las formas suaves de las ondas de tu propio mar de grava.

4. Tu lugar para no hacer nada (meditar)

Jardín zen precio
Cualquier espacio se puede convertir en un jardín zen

“No hacer nada” Así es como llaman en oriente a practicar la meditación. Este espacio tan especial se puede convertir en tu lugar para meditar. Realmente inspirador, porque incita a la calma y a la introspección. Los monjes zen contemplaban su jardín desde el interior del monasterio o salían a limpiarlo en la misma actitud atenta y respetosa. Se dejaban impregnar de la calma que transmite la sabia combinación de líneas rectas y curvas, tan típicas de este tipo de paisajismo. Al fin puedes disfrutar de la naturaleza.

5. Una terapia natural

Jardín zen miniatura precio barato
Tener un jardín interior es fácil y muy relajante

Mientras rastrillas cuidadosamente la grava o la arena, tu mente se concentra en lo que estás haciendo. Estás en el momento presente. Si además el cuidado del jardín zen lo haces respirando lenta y pausadamente, los efectos positivos de esta terapia aumentan. Además puedes darle un valor simbólico al jardín en sí. Es un reflejo de tu mundo interno. Puedes apartar, alejar tus preocupaciones (piedras) en una isla, eliminar lo que ensucia tu mundo interno (hojas)… Muchos ya utilizan un jardín zen miniatura como método de relajación. Si lo cuidas en ese estado, con esa actitud mental, los beneficios de trabajar un jardín zen aumentan.

6. Buen feng shui y armonía con el entorno

Jardín zen bonito
Sencillez y elegancia son sinónimo de armonía

Nada está dejado al azar, aunque dé esa impresión. Todos los elementos como la casa, las plantas, las rocas y la naturaleza que rodea al jardín deben de estar en armonía. Los maestros jardineros japoneses lo sabían bien, especialmente aquellos que tenían conocimientos de feng shui. Con grandes influencias del taoísmo chino, buscaban armonizar los opuestos. Si sobresalía la vertical había que compensarlo con elementos horizontales. La línea recta de algún camino se armonizaba con las formas ondulantes de los setos, de la hierba o de las ondas de la grava. El estudio de la geometría y de los ejes favorecía todo tipo de sensaciones positivas.

7. Se mantiene sin esfuerzo

Precio jardín zen barato
Simplicidad, equilibrio, calma, armonía, paz: el jardín zen.

No hay otro tipo jardín tan fácil de mantener. Si sólo utilizas piedras, grava y arena te olvidarás de regar las plantas. Ya no tendrás que estar pendiente de regar y cuidar el césped. Ni tampoco de si aquella planta necesita más o menos luz, más o menos agua, más o menos temperatura. Un consejo: si no te quieres entretener mucho en el jardín y quieres alguna planta: utiliza sólo las más resistentes y adaptadas a tu clima. El pino no requiere apenas cuidados, lo mismo que otras plantas autóctonas.

8. Un bonito bonsái zen

Bonsái económico jardín zen
El bonsái es muy apreciado en un jardín zen

La popularidad del cultivo de los bosáis, ha aumentado. Cientos de escuelas de bonsái online han proliferado en estos últimos tiempos. Igual que las empresas, como mistral bonsái, dedicadas al cultivo y la distribución de este tipo de árboles tan especial. Y es que cultivar (sai) en bandeja (bon), bonsái, se ha puesto de moda debido a la belleza de los árboles en miniatura, cultivados gracias a estas técnicas. Dadas las características del jardín zen, es fácil encontrarlo en uno de ellos. Los más comunes son el pino bonsái, el olivo bonsái y el ficus bonsái.

9. Un lugar para compartir

Estatuas baratas jardín zen
El jardín zen puede ser un hermoso lugar para compartir

Reunirte en un espacio tan especial es un placer. Tus amigos y tus familiares apreciarán la diferencia. La belleza y la simplicidad de un jardín de estas características lo convierten en el lugar idóneo de una reunión, de veladas tranquilas o animadas. Un lugar perfecto para tener una buena conversación. Al fin y al cabo ese patio, ese jardín, esa terraza es tu remanso de paz, el oasis para compartir momentos con quien tú desees.

10. Se adaptan a cualquier presupuesto

Ofertas jardín zen miniatura
Hay muchos modelos de jardín zen casero

Hoy en día, no es necesario realizar una gran inversión para tener un hermoso jardín tipo zen. Una sencilla capa de arena bien rastrillada con unas rocas colocadas en el lugar correcto, es bastante económico. Tampoco necesitas una gran extensión. Un rincón en la terraza, un pequeño trozo de jardín con una estatuilla, una bandejita, un cajón, son suficientes para tener un coqueto jardín. Por muy poco dinero se consiguen unos excelentes resultados. Hay una gran variedad de ofertas de jardín zen económicos en relación calidad-precio.

10. Fomentar la creatividad

Estatuas de Buda baratas jardín zen
Tu creatividad es importante en un jardín zen

Siempre está bien escuchar otras opiniones. Nos alegramos de que hayas leído nuestras propuestas y sugerencias. Eso está muy bien. Sin embargo tus gustos también cuentan. Tu creatividad y tu toque personal son importantes. A estas alturas ya sabrás qué es un jardín zen, cómo hacerlo, cómo decorarlo, cómo respetar sus principios… Pero tú tienes la última palabra. Esperamos que hayas disfrutado y estaremos encantados de que tengas en cuenta nuestras ofertas online de elementos para jardín zen o japonés.